Termoarcilla ventajas

Construir casas sostenibles y amigables con el medioambiente se ha convertido en una tendencia muy popular en todo el mundo. Para ello, ingenieros y arquitectos utilizan materiales ecológicos y de bajo impacto medioambiental, entre los que destacan los ladrillos de termoarcilla. Te explicamos todo sobre la termoarcilla ventajas.

Cada vez es mayor el número de personas que tienen la oportunidad de vivir en una casa fabricada con termoarcilla y de disfrutar de todas las ventajas que ofrece este material. La creciente popularidad de las “casas pasivas” ha elevado la demanda de bloques de termoarcilla debido a su capacidad para mejorar la sostenibilidad de las viviendas.

Es fundamental conocer las principales ventajas e inconvenientes de este material alternativo. Solo así es posible garantizar la edificación de viviendas adaptadas a los gustos y necesidades de los compradores que desean contribuir con el cuidado del planeta.

¿Qué es la termoarcilla?

La termoarcilla es un material que se utiliza para la fabricación de bloques cerámicos de baja densidad que se elaboran a base de arcilla. Su principal diferencia con respecto a los ladrillos tradicionales es que los bloques de termoarcilla poseen un mayor tamaño.

Gracias a ello, es posible reducir la cantidad de piezas necesarias para llevar a cabo una determinada estructura. Asimismo, es importante señalar que los bloques de termoarcilla poseen un diseño machihembrado, permitiendo encajar las piezas entre sí sin la necesidad de utilizar un mortero. 

Estas dos características forman parte de los criterios passivhaus, ya que contribuyen a mejorar la capacidad aislante de las construcciones con termoarcilla, tanto en aspectos térmicos como acústicos. 

Proceso de fabricación

Para fabricar bloques de termoarcilla es necesario llevar a cabo un proceso de desmenuzado de la arcilla. Esta materia prima debe ser molida y amasada y, posteriormente, debe mezclarse con los aditivos acelerantes.

Una vez realizado este proceso, la mezcla debe verterse en los moldes de extrusión, que se encargan de darle forma al material. Una vez se hayan secado las piezas, es hora de introducirlas en los hornos a una temperatura mayor a 850 °C para lograr una perfecta cocción. 

Como se puede ver, es un proceso de fabricación que posee grandes similitudes con la elaboración de otros tipos de materiales cerámicos como ladrillos o tejas. A pesar de ello, la fabricación de bloques de termoarcilla se caracteriza por la implementación de componentes granulares en la masa de arcilla durante la etapa de amasado. 

Durante el proceso de cocción de los bloques, los elementos granulares desaparecen. De esta manera, no solo se reduce la densidad del material, sino que además, se producen pequeñas porosidades en la superficie del bloque.

Termoarcilla ventajas e inconvenientes

Tipos de bloques

Al momento de construir casas pasivas con termoarcilla, existen diferentes tipos de bloques que pueden utilizarse para atender situaciones concretas. Por ejemplo, los bloques convencionales suelen sustituirse por piezas esquineras, bloques en forma de T, así como dinteles, dependiendo de cada situación específica. 

Los diferentes tipos de bloques de termoarcilla existen debido a que el diseño de las piezas convencionales dificulta su modificación durante las obras de construcción. 

Además de los bloques convencionales que poseen unas dimensiones de 3 x 19 cm en su cara agujereada, existen bloques de termoarcilla como las piezas medias, las de modulación vertical y horizontal. Asimismo, existen piezas de terminación, así como de esquina y piezas de ángulo 135º.

Entre las piezas más llamativas, se encuentran los bloques de dintel, que tienen forma de U y que han sido diseñados para ubicarse alrededor de las vigas.

Características de la termoarcilla

Como hemos destacado anteriormente, uno de los principales aspectos que caracterizan a los bloques de termoarcilla es su superficie porosa. A su vez, entre las principales características de este material se encuentra la gran cantidad de perforaciones que poseen todos los bloques en su interior. 

Estas perforaciones, que poseen diferentes tamaños, no solo ayudan a mejorar la manipulación de las piezas, sino que además, son determinantes para la capacidad aislante de la termoarcilla. Se trata de un diseño ideal para contrarrestar las temperaturas del exterior, ya que el aire frío o caliente tiende a alojarse dentro de las cavidades internas del bloque.

Termoarcilla ventajas

Para conocer un poco más de cerca este material, a continuación se destacan algunas de sus principales ventajas de la termoarcilla. Una de las principales ventajas de las construcciones de termoarcilla es su capacidad para reducir la dependencia a los sistemas de climatización. 

Al mejorar el aislamiento de las viviendas, es posible ahorrar una gran cantidad de energía en aire acondicionado y calefacción durante el invierno y el verano respectivamente. De esta manera, se impulsa la construcción de casas sostenibles y de bajo impacto medioambiental.  

Aunado a ello, entre las principales ventajas de la termoarcilla se encuentra su eficiente proceso de fabricación, el cual requiere de pocos recursos y energía. A su vez, la termoarcilla se destaca por su gran resistencia, durabilidad, resistencia al fuego, mayor resistencia mecánica, entre otros aspectos. 

¿Cómo es construir una casa con termoarcilla?

Como se puede ver, construir una casa de termoarcilla es un proceso mucho más sencillo y eficiente gracias a los diferentes tipos de bloques, así como por el diseño machihembrado de los mismos, evitando el uso de morteros. De igual manera, es importante señalar que las dimensiones de los bloques de termoarcilla reducen el número de piezas necesarias para llevar a cabo la construcción.

Por supuesto, para construir viviendas con termoarcilla es fundamental contratar a un equipo de profesionales en la edificación de casas pasivas. Si estás pensando en adquirir una passivhaus, ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a elegir la que mejor se adapte a tu plan de vida y presupuesto.

Sin duda, la termoarcilla es un material alternativo de gran utilidad que ofrece múltiples ventajas  a la hora de construir viviendas sostenibles. Se trata de un tipo de material que tiene la capacidad de mejorar la calidad de vida y de fomentar el ahorro económico gracias a sus propiedades aislantes.