Diferencia entre geotermia y aerotermia

Conocer la diferencia entre geotermia y aerotermia es importante si nos vamos a decantar por cualquiera de estos dos sistemas, que sirven tanto para calentar como para enfriar una vivienda.

En España no son los sistemas preferidos, aunque lo cierto es que en los últimos años la aerotermia está ganando terreno y es un buen sistema cuando conocemos cómo funciona una casa pasiva, en especial cuando hablamos de la vivienda nueva, en donde es mucho más fácil de implementar.

¿Qué es la energía geotérmica?

Este tipo de energía no es la favorita en nuestro país, pero sí que se está usando y se extrae del subsuelo, con diferentes clases de captaciones como los pozos verticales, los horizontales e incluso a través del agua de las capas freáticas.

Se basa en que en España, por su clima, a partir de unos 20 metros de profundidad hay una temperatura estable todo el año que ronda los 15 grados, de manera que en invierno se puede meter ese calor en casa y en verano se saca de la vivienda y se “inyecta” al subsuelo, algo de lo que se encarga la bomba de calor.

¿Qué es la energía aerotérmica?

La aerotermia es parecida a la geotermia en el aspecto que saca la energía de la naturaleza, pero aquí no hay que hacer pozos de ningún tipo, ya que el calor se extrae del aire exterior.

Mediante una bomba de calor, parecida a la del aire acondicionado y empleando el mismo principio, se consigue extraer energía del ambiente aunque las temperaturas estén bajo cero con los últimos modelos de bombas.

Tiene un rendimiento enorme, más o menos de 4,5 kW por cada uno que le aportamos nosotros, y como pasa en el caso anterior, lo mejor es instalarla cuando se hacen reformas o se construye la vivienda.

Funciona tanto con suelo radiante a baja temperatura como con radiadores especiales que son mucho más grandes que los normales.

Diferencia entre geotermia y aerotermia

Elementos de una instalación

Las instalaciones son similares, pero la que necesitamos si queremos usar la geotermia es más complicada.

Instalación de la geotermia

El primer elemento son los pozos y las sondas o tubos que son a través de los cuales se intercambia el calor en invierno y el frío en verano. Son más o menos complicados, pues si tenemos la posibilidad de pasar de los 100 metros tendremos mejor temperatura, y los hay incluso horizontales.

Un segundo elemento, y quizá el fundamental, es la bomba de calor. Se ponen en una sala interior cerrada, el clásico cuarto de calderas y es la que hace buena parte del trabajo a la hora de enfriar o calentar la vivienda.

Finalizamos con el tercer elemento, el circuito interior. Lo normal es que lleve el calor y el frío mediante suelo radiante, pues es como mejor funciona, aunque incluso es posible emplear radiadores.

Puede llevar un depósito de agua si queremos agua caliente sanitaria disponible en todo momento.

Instalación de la aerotermia

Es muy similar a la anterior, solo que aquí nos ahorramos las captaciones o pozos, ya que la energía viene del aire.

Por eso se comienza por una unidad externa que hace la captación de la energía del aire y que puede estar separada de la unidad interior o no, puesto que hay modelos en los que ambas unidades están juntas en un solo equipo.

Lo normal es que se aproveche la aerotermia también para calentar agua, así que en este caso lleva el depósito de agua y el de inercia.

Además, hay que contar con los tubos bajo el piso o con los radiadores específicos para aerotermia, siempre es preferible el suelo radiante, pues como trabaja a baja temperatura es mucho más eficiente (en esta página aerotermia passivhaus: cómo funciona, hay más información)

¿Qué es más eficiente la geotermia o la aerotermia?

No se puede dar una respuesta a esta pregunta, ya que hay que ver qué presupuesto tenemos y dónde vivimos.

La geotermia siempre es algo más cara que la aerotermia, alrededor de un 30 % más, aunque esto tiene mucho que ver con el tipo de captación subterránea y de los precios que podamos conseguir, así que se tarda más en amortizar.

Ahora bien, asumiendo ese sobrecoste, vamos a tener una mayor estabilidad en el sistema, ya que la temperatura del subsuelo es la misma en verano y en invierno, de forma que los cambios climatológicos no le afectan apenas.

Si miramos precios de la aerotermia veremos que es más económica, lo que significa que su periodo de amortización es más corto, porque no hay que hacer pozos.

A cambio de este menor precio nos aporta menos estabilidad, pues se ve muy afectada por las bajas temperaturas del aire, así que funciona peor en aquellos lugares en los que hace frío en invierno como el centro peninsular.

De hecho, la aerotermia alcanza su funcionamiento óptimo con temperaturas altas, que es cuando más energía puede extraer del ambiente.

Geotermia para sitios fríos y aerotermia para los más cálidos

Como conclusión, y si nos olvidamos de los precios de la instalación, la geotermia siempre va a ser más eficiente, y es por la que deberíamos optar en los lugares con muchos cambios de temperatura e inviernos fríos.

En zonas como las de costa, donde no hay heladas y la temperatura es más alta, siempre será mejor la aerotermia, pues nos servirá a la hora de tener un confort óptimo en la vivienda y gastaremos menos en su instalación, puesto que se puede hacer hasta en un piso.

Ya sabemos la diferencia entre geotermia y aerotermia y cuál de ellas es mejor dependiendo de en qué sitio vivamos, así que ahora solo es cuestión de pedir presupuestos y decidirnos por una de las dos en el caso de que tengamos un terreno para hacer los pozos, pues de lo contrario hay que decantarse por la aerotermia.